«El automóvil está inmerso en la mayor transformación de su historia»

Febrero 22, 2017 1:31 pm

Laura Ros (Lic&MBA 94), Directora General de Volkswagen España

Volkswagen es una de las primeras opciones cuando una persona comienza el proceso de la compra de un automóvil y se plantea cuál es el coche que le gustaría conducir en su día a día. La seguridad, la tecnología, la innovación, la conectividad, el precio, el valor de esa compra… son atributos que forman parte del ADN de Volkswagen y que el cliente reconoce.

-En 2016, el Grupo Volkswagen ha sido líder mundial en ventas. ¿Qué factores son los que han posibilitado estos buenos resultados?

El éxito del Grupo Volkswagen y su principal fortaleza son las marcas que lo integran y que nos permiten cubrir todos los segmentos del mercado, con modelos premium, generalistas, deportivos, vehículos comerciales… Contamos con productos que son referencia por su carácter innovador y su alto contenido tecnológico. Somos el mayor inversor en I+D del mundo, por delante de gigantes de la innovación como Amazon o Google. Esto adquiere especial relevancia en el momento actual, en el que la transformación en la cual está inmerso el sector del automóvil requerirá de fuertes inversiones.
En el liderazgo de 2016 ha sido muy importante nuestra excelente posición en Europa y la evolución que hemos tenido en la región de Asia-Pacífico. Fundamentalmente, China ha sido uno de los principales motores de nuestro crecimiento.

-Uno de vuestros objetivos es pasar de ser el primer fabricante de automóviles del mundo a ser el primer proveedor de movilidad sostenible, con coches eléctricos, conectados y que en un futuro conducirán solos. ¿Qué pasos está dando la marca para liderar la movilidad del futuro?

El automóvil se enfrenta a la mayor transformación de su historia: en los próximos 10 años se van a producir más cambios en nuestro sector que en los últimos 100. Coche conectado, conducción autónoma, movilidad compartida y electrificación, son las grandes mega tendencias que van a redefinir el modo en que entendemos la movilidad. El éxito de esta transformación digital estará condicionado por la capacidad inversora de cada fabricante, ya que permitirá avanzar en el desarrollo de estos nuevos vehículos conectados y preparados para la conducción autónoma, en la creación del ecosistema digital y en la implementación de nuevos servicios de movilidad. En nuestro caso, como he comentado, partimos con la ventaja de pertenecer a la compañía líder en inversión en I+D del mundo.
En los últimos meses, Volkswagen ha tomado decisiones muy importantes para hacer frente con éxito a los retos que nos plantea este nuevo entorno. En los próximos años, el Grupo Volkswagen contratará a más de 1.000 expertos en IT procedentes de la industria de videojuegos y la investigación avanzada, y continuamos ampliando nuestras colaboraciones con socios tecnológicos estratégicos.
En España, tenemos en agenda más de 40 proyectos que van a ver la luz en los próximos meses y en los que estamos trabajando muy de la mano con nuestra red de concesionarios. Proyectos que nos permitirán avanzar hacia una mayor digitalización en todo el proceso de venta y posventa.

-¿Está el consumidor preparado para todas las novedades que nos depara la tecnología?

Sí, de hecho, el cliente español es el más digital de toda Europa. La conectividad ya es un elemento decisivo para más de un 75% de los compradores de automóviles. La digitalización forma parte de la vida de nuestros clientes y ha transformado la forma en que trabaja, compra y disfruta de su tiempo libre.
En todo este proceso de transformación que está viviendo el sector del automóvil, en Volkswagen partimos de una premisa, que es casi una obsesión, tenemos que hacer la vida más fácil a nuestros clientes. Ahora más que nunca, el cliente está en el centro de nuestro negocio y tenemos que entusiasmarle a través de la simplicidad y la efectividad. El vehículo será una extensión de nuestra vida conectada.

-¿Cuáles son los objetivos para este año 2017 en el mercado español?

En 2016, Volkswagen se situó en el Top 3 de ventas en España, con dos modelos –el Golf y el Polo- entre los diez coches más vendidos. Pero no estamos obsesionados con los rankings. Tenemos que seguir creciendo y ganando cuota de mercado –en 2016 nuestras ventas superaron las 89.000 unidades–, pero debemos hacerlo de una forma sostenible y rentable. Tenemos que velar por la rentabilidad de nuestra red de concesionarios. Esta es una de nuestras principales prioridades como compañía, junto con la satisfacción del cliente, donde ocupamos puestos de liderazgo.
En 2017 el motor de nuestro crecimiento seguirá siendo el producto, que es el mejor activo que tenemos. Este es un año muy importante para Volkswagen. Vamos a renovar el 60% de nuestra gama de modelos.
Acabamos de presentar el nuevo Golf, que es el principal pilar de nuestras ventas. Además, contamos con un Tiguan y un Touran renovados, que están funcionando extraordinariamente bien. Por su parte, el Passat continúa siendo la berlina más vendida en España. En la segunda mitad del año, renovamos el Polo, un modelo 100% español que se fabrica en nuestra planta de Navarra para todo el mundo. A todo esto, hay que sumar nuevos productos que nos van a permitir competir en segmentos de mercado en donde no teníamos representación. En este contexto, se inscribe el Arteon, la nueva berlina deportiva, y los nuevos Tiguan Allspace de 7 plazas y T-Roc, dos modelos con los que continuamos nuestra ofensiva en el segmento SUV.

-¿Cuál es la principal fuerza de la red concesionaria Volkswagen en el mercado español? ¿Cómo están cambiando las tecnologías la relación con el cliente?

Destacaría compromiso y profesionalidad. Tenemos la mejor red de concesionarios de España. Siento una gran admiración por nuestros concesionarios, ellos son empresarios que invierten su patrimonio en nuestra marca y se centran en ofrecer a nuestros clientes un proceso de venta y posventa impecables.
La digitalización nos permitirá conocer mejor a nuestros clientes, sus gustos, necesidades y preferencias. Según diferentes estudios, en el año 2025 habrá más de 600 millones de vehículos conectados a nivel mundial. El coche será el mayor generador y procesador de datos de lo que llamamos Internet de las cosas y esto nos va a permitir una comunicación en tiempo real fabricante-coche-usuario. Debemos aprovechar la ingente cantidad de datos que generarán para conocer mejor a nuestros clientes, darles un mejor servicio y hacerles la vida más fácil.
En Volkswagen estamos trabajando para que la experiencia de compra de nuestros clientes sea cada vez más digital, pero sin olvidarnos de la parte más emocional. Tenemos un cliente que valora mucho nuestra imagen de marca, la emocionalidad de nuestros modelos y nuestro liderazgo en innovación, y estos atributos tienen que estar presentes no solo en nuestra gama de vehículos, también en todo el proceso de compra.

-¿Qué otros proyectos de digitalización apoyan desde la marca Volkswagen?

Hemos iniciado un proyecto del que nos sentimos especialmente orgullosos y con el que queremos ayudar a impulsar la transformación digital en todos los sectores y dar voz al talento de los emprendedores.
En colaboración con El País, hemos organizado un concurso de proyectos de innovación en el portal #talentodigital. Nuestro objetivo es ayudar a los emprendedores a difundir sus iniciativas y ayudarles a que se hagan realidad. Además de premios en metálico, las mejores propuestas contarán con el respaldo de compañías especializadas en el impulso de startups.
Yo, desde aquí, animo a todas las personas y jóvenes que tengan una buena idea a que participen y, por supuesto, también a la comunidad de alumnos y antiguos alumnos de ESADE.

-Elegida por varios años consecutivos entre las mejores empresas para trabajar (Informe Great Places to Work), ¿qué destacarías de la experiencia de trabajar en Volkswagen?

Es una compañía con unos procedimientos en el área de Recursos Humanos muy sólidos y transparentes. La promoción de los empleados parte de un principio básico: el interés por el desarrollo profesional debe partir del propio empleado, él es el principal artífice de su carrera. A partir de ahí, la compañía pone a su disposición diferentes herramientas para acompañarle y guiarle en ese camino. Existe un programa formativo que se adapta a cada persona a través de nuestra Corporate Academy y la posibilidad de adquirir nuevas competencias de futuro con la participación en equipos de innovación y digitalización. Todo ello se conjuga con políticas que hacen posible la conciliación de la vida laboral y la personal como la posibilidad del teletrabajo, los horarios flexibles o la jornada reducida de los viernes, muy valoradas por nuestros colaboradores. Dentro de nuestra compañía hay un sentimiento de pertenencia muy fuerte, es algo que se cuida y se transmite mucho.

-Antes de llegar a la dirección en 2015, trabajaste en los departamentos de producto, marketing y atención posventa. ¿Cómo te ha servido esta experiencia para desarrollar tu cargo actual? ¿Qué cualidades personales y profesionales crees que te han llevado hasta la dirección de una compañía?

Comencé a trabajar en Volkswagen Group España Distribución en el año 1997. Mi paso por diferentes áreas me ha permitido conocer bien el producto y también al cliente, desde distintas perspectivas, conociendo de primera mano sus necesidades en cada etapa de su relación con nuestra marca, desde la pre-venta hasta la posventa.
Soy metódica y muy disciplinada y me gusta estar muy cerca de mis colaboradores, pero sin duda la clave es rodearse de excelentes profesionales, de los que aprendo cada día. Soy consciente de la responsabilidad que tengo hacia la marca y sobre todo hacia el equipo que represento, no solo los empleados que trabajan directamente en Volkswagen, sino también de todos los que forman la red de concesionarios y que dependen de que tomemos las decisiones adecuadas.

-¿Qué recuerdos tienes de tu paso por ESADE?

ESADE me enriqueció personal y profesionalmente. Me preparó para enfrentarme mejor al mundo laboral, me aportó cualificación, espíritu crítico y una serie de habilidades y conocimientos que han sido muy valiosos en mi carrera profesional. Y me inculcó algo que creo que es fundamental en el mundo en el que vivimos: responsabilidad. Hacia nuestros equipos y hacia nuestros clientes. ESADE tiene una preocupación real por la responsabilidad ética de los directivos que forma. Se preocupan por transmitir esa responsabilidad social que tiene el ejecutivo que está al frente de un equipo de personas.