ESADE Alumni Finance Forum 2017

Septiembre 27, 2017 1:49 pm

El Club Finanzas ESADE Alumni organizó su 4ª edición del Finance Forum con la presencia de los directores de riesgos de las principales entidades financieras españolas. Antonio Ríos, director corporativo de riesgos minoristas de Bankia; Rafael García, director general adjunto y director de Gestión de Riesgos de Banco Sabadell; Jordi Mondéjar, director general de Riesgos de CaixaBank; Luis Terrés, director de Riesgos de Banco Santander; y Antonio Uguina, director de Riesgos España de BBVA, fueron conducidos por Antoni Vidiella, socio de BlueCap, durante un debate que analizó las principales tendencias del sector y las visiones de futuro.

Maite Barrera (Lic&MBA 98), presidenta de ESADE Alumni y miembro de la Junta del Club Finanzas ESADE Alumni, dio la bienvenida a los ponentes y agradeció su visita por cuarto año consecutivo a un foro que «siempre ha sido muy enriquecedor».
Vidiella cuestionó que, si bien las perspectivas económicas son a día de hoy mucho mejores que en años anteriores, con un apetito por el riesgo mayor, si podía dar por sólida esta activación. Todos los expertos coincidieron en que se trata de un crecimiento más consistente que el de otros ciclos gracias a factores externos e internos como la recuperación del consumo interno y el crecimiento del comercio exterior de las empresas españolas. «Por ahora este crecimiento no recae en las pymes, aunque hay fondos para todos los agentes», puntualizó Uguina. «Nos preocupa que todo el sistema económico se incorpore al crecimiento, de modo que queremos ayudar a las pymes a crecer y ser más competitivas», añadió.

Evolución del crédito

En este sentido, Luis Terrés concretó que aún persiste la reducción del volumen total del crédito en los libros de las entidades, pero este tiende a la estabilización al compensarse el desapalancamiento y la reducción por créditos dudosos con nueva producción. Se observa un incremento del crédito al consumo, una reducción aún del saldo en crédito hipotecario y un mantenimiento plano en empresas. Según Terrés, el ajuste realizado por las empresas ha sido significativo, pero asimétrico, en función el sector. También remarca que: «Tal y como dice el Banco de España, las empresas han generado más ahorro y esto les permite financiarse».
En los años de la crisis, incluidos los tres últimos de recuperación del producto interior bruto que se han registrado, empresas y familias han hecho un esfuerzo significativo en la reducción de su endeudamiento. «Ahora las empresas son más autosuficientes», indicó Antonio Ríos, para quien se ha producido un cierto cambio de hábitos.
Del mismo modo, esta mentalidad también se da en el entorno bancario. Para Antonio Uguina, «ahora hay mejor criterio en lo que se está financiando y son las empresas más productivas las que atraen una mayor inversión». En este sentido, Rafael García apuntó que, por ejemplo, las inversiones en real estate se están realizando con criterios muy diferentes a los anteriores y con el cumplimiento de requisitos que justifican la financiación y la entrada de capital extranjero.
Sin embargo, Jordi Mondéjar quiso puntualizar que tanto el crédito hipotecario como el crédito al consumo y a las pymes vienen registrando subidas en producción en los últimos trimestres y que el punto de inflexión en saldos lo veremos en 2018.

Tipos de interés y normativa

Vidiella incluyó un nuevo elemento al debate: los tipos de interés, que suponen un reto para mantener los objetivos de rentabilidad de las entidades financieras.
Según Luis Terrés, los bancos están encantados de que los clientes hayan podido salir de la crisis gracias a tipos de interés bajos, ya que lo primero es la evolución de la economía: «Es por ello que durante esta etapa de tipos bajos, el Banco Santander ha priorizado poder ayudar a sus clientes a solucionar problemas y acelerar la digitalización de la entidad para ser más eficientes».
«Pero cabe esperar una subida de los tipos de interés, que podría tener lugar al final de 2018 o al principio de 2019, lo que permitiría mejorar la rentabilidad, y a la vez que se mejore la gestión y el servicio para el cliente, generando beneficio mutuo tanto para el cliente como para la banca», comentó Jordi Mondéjar.
Todos los expertos coincidieron en que el banco debe ser el mejor proveedor de servicios y cubrir las necesidades del día a día de sus clientes. En términos de rentabilización del balance «pensando a medio plazo, la decisión más importante para nosotros es calibrar el apetito de riesgo para asignar el capital según el sector y el país», aseguró Uguina.
«En este sentido, la implementación de estándares internacionales en la legislación de la Unión Europea genera nuevas reglas para anticipar las provisiones a los riesgos asumidos, lo que conlleva una mayor transparencia, pero también un mayor esfuerzo para las entidades», puntualizó Vidiella.
En esta nueva realidad contable es necesario reconocer la provisión desde el minuto uno. A este respecto, Rafael García añadió que la normativa exige una anticipación a los problemas negociando con cada cliente los ajustes necesarios a los primeros signos de deterioro, como incumplir pagos a 30 días.

Nuevos players

En cuanto a la introducción de nuevos players en el sector, los ponentes destacaron que las fintech suponen una oportunidad para aprender, converger e incorporar talento a las entidades bancarias. «Las fintech aportan conocimiento e ingenio intelectual. Tienen buenas ideas y arriesgan, de forma que se merecen nuestro respeto. Nosotros les necesitamos a ellos y ellos a nosotros», comentó Antonio Ríos. Y Luis Terrés añadió: «Si las fintech tienen éxito es porque ofrecen al cliente lo que está buscando. Nosotros queremos también atender así a nuestros clientes porque nos interesa la experiencia cliente».
Finalmente, tuvo lugar un turno de preguntas y el tradicional desayuno de networking, en el que los asistentes pudieron intercambiar opiniones.