The Colvin Co, la ‘startup’ que florece

Enero 25, 2017 2:07 pm

Andrés Cester (BBA 14), Co-founder & CEO

Marc Olmedillo (BBA 14), Co-founder & CMO

Sergi Bastardas (BBA 14), Co-founder & COO

The Colvin Co es una plataforma digital en la que comprar flores online sin intermediarios y con un diseño innovador desde 25 euros (sin sobrecostes de ningún tipo) que ha nacido para cambiar la manera en la que se compran flores online, ofreciendo una muy buena experiencia de usuario. Así nos lo cuentan sus fundadores —Andrés, Marc y Sergi— en esta entrevista.

¿Cómo surge la idea de crear The Colvin Co?

En un trayecto en AVE de Barcelona a Madrid hace unos 9 meses. Volvíamos al trabajo y justo ese fin de semana habíamos vivido malas experiencias como clientes. Al charlar sobre el tema pensamos que sería interesante desarrollar un modelo de negocio que pudiese dinamizar una industria que no había cambiado en los últimos 20 años, y así empezamos a reunirnos por las noches para estudiar el mercado floral y hablar con clientes. Sabíamos que si tirábamos para adelante teníamos que ser rápidos, por lo que nos pusimos manos a la obra a definir el plan de negocio y a buscar la financiación. En unos meses, conseguimos cerrar una ronda de 300.000 euros con directivos de Amazon, Google y Sitka Capital gracias al apoyo incondicional de ESADE BAN, que ha creído en el negocio y el equipo desde el primer momento.

Fundada en el mes de julio de 2016, ¿en qué momento se encuentra la empresa?

Lanzamos la plataforma hace escasos dos meses y el equipo ya ha crecido hasta 7 personas, y las ventas crecen a un 60% por semana. A día de hoy, estamos dedicando todos nuestros esfuerzos a la campaña de San Valentín y a otras que tenemos en el corto plazo, así como a desarrollar el proyecto de integración con growers.

¿Cuáles son los objetivos a medio plazo?

Nuestro plan es ambicioso y pretendemos escalar lo más rápido posible. Durante el 2017 queremos desarrollar un modelo integrado con growers que nos permitan mandar un producto más fresco y asequible directamente al cliente, construir una marca fuerte y reconocida, con una comunidad de usuarios que crean en cómo hacemos las cosas, y cerrar el año con una facturación aproximada de 600.000 euros y un equipo de unas 15 personas.

¿Tenéis expectativas de expansión internacional?

Perseguimos cambiar la situación actual no solo en España, sino también en el resto de países del sur de Europa donde se replica la problemática. Somos jóvenes, inconformistas y apostamos para que este proyecto marque la diferencia.
Calculamos que podremos llegar al mercado italiano y francés a finales de 2017. Aun así, nuestra prioridad para el 2017 es lograr penetrar en el mercado español, crear una marca potente y construir unas operaciones escalables que generen un modelo de negocio de alto crecimiento, financieramente sostenible.

Comentáis que The Colvin Co ha nacido para cambiar la manera en que se compran flores online. ¿En qué se diferencia vuestra propuesta de la competencia?

Actualmente, el mercado de la flor cortada presenta una serie de ineficiencias (experiencia de usuario, calidad no garantizada, diseño y atención al cliente) que acaban impactando en la experiencia de cliente y su demanda. El resultado es que los clientes terminan sobrepagando la mayoría de veces por sus flores en Internet y los ramos que compran duran poco. Es por ello que en The Colvin Co no solo trabajamos para mejorar la oferta actual, sino que pretendemos incrementar la frecuencia de consumo trabajando fundamentalmente sobre 4 pilares:
En cuanto al producto, nuestro objetivo es estar lo más cerca posible del productor sin dañar la rapidez de envío al cliente final. Es algo que ya estamos consiguiendo, y varios clientes dicen que nuestras flores duran de media 4-5 días más. También contamos en nuestro equipo con dos artistas florales que trabajan día a día para conseguir las mejores composiciones y diseño de los ramos.
En referencia al precio, al recortar los intermediarios en la cadena de suministro y trabajar lo mas cerca posible del productor, podemos transferir parte de nuestro ahorro al cliente final con un producto con la mejor relación calidad-precio y ayudamos al cliente a comprar más frecuentemente, ofreciendo modelos de suscripción que permiten reducir el precio.
En la experiencia digital, queremos hacer la vida del cliente más fácil mediante la comunicación visual y el diseño, la compra en solo 3 clics desde tu móvil, tableta o PC y modelos inteligentes de recordatorios en fechas importantes, para que nunca más olvides las fechas clave de las personas que más quieres. Nosotros queremos hacer que recibir flores online sea una experiencia única, por eso trabajamos tanto el producto como los materiales, para asegurarnos de que la experiencia del receptor es la mejor posible.
En último lugar, estamos creando una marca que conecte con el cliente, que nos permita llegar a ser el top of mind para comprar flores, sea por un regalo o para tenerlas como decoración en tu casa o tu negocio.

¿Por qué os definís como customer champions?

Porque nuestro cliente es el epicentro de nuestro negocio. En nuestro sector, el grado de servicio al cliente es clave, dada la alta implicación que tiene la compra de flores para regalo (ocasión especial, fecha concreta, franja horaria de recepción…). Por ello, es vital darle al cliente las máximas garantías de que su ramo va a llegar en el tiempo y la calidad esperados.

Andrés y Marc, ya habíais coincidido en AG Roses, y Sergi lideró el Entrepreneurship Club de ESADE. ¿De dónde proviene vuestra vocación emprendedora?

Nuestra experiencia con AG Roses nos permitió conocer el sector y desarrollar nuestra vocación emprendedora. Durante la carrera, llegamos a tener un equipo comercial de más de 20 personas y facturamos 60.000 € en un solo día. Esa experiencia también nos acercó a las dificultades de un sector carente de innovación y donde las cosas se seguían haciendo igual que hacía 20 años. Después de unos cuantos años trabajando en grandes corporaciones, nos dimos cuenta de que era el momento apropiado para intentar montar un proyecto por nuestra cuenta y nos pusimos manos a la obra. Tres meses después empezaba The Colvin Co y abríamos nuestra primera ronda de financiación.
Sergi, por su parte, también estuvo liderando el Entrepreneurship Club de ESADE, al que se unió en primero de carrera. Su misión era poder aportar una visión diferente a los estudiantes de ESADE que fuese más allá de las clases y los profesores. Coordinó charlas de emprendedores de éxito cada mes en ESADE, montó un concurso de startups anual y cursos de formación mensuales y construyó el equipo de la asociación. Además, formó parte del equipo fundador y coordinador de TEDxESADE, en línea con su misión de llevar perspectivas diferentes a los estudiantes de ESADE.

¿Qué significa ESADE para vosotros?

ESADE significa para nosotros el inicio de esta aventura. Durante la carrera tuvimos la oportunidad de viajar y desarrollarnos juntos e internacionalmente. Marc y Andrés vivieron juntos en Chile mientras cursaban sus prácticas, y Sergi y Andrés estudiaron juntos en Singapur parte del grado. Al terminar ESADE se nos abrieron las puertas a trabajos en los que pudimos continuar nuestra formación y desarrollo.
Haber estudiado juntos en ESADE nos ha dado la oportunidad no solo de desarrollarnos técnicamente, sino también de construir una relación de confianza y comunicación entre nosotros que nos permite trabajar mucho más ágilmente. Trabajar juntos es muy fácil, ya que solemos compartir la manera de entender el negocio y la estrategia, y esto acelera la toma de decisiones y su implementación.
Queremos dar las gracias también a todos los excompañeros y alumni que desde el principio han estado dispuestos a ayudar e incluso a participar en el proyecto y a todos los profesores que nos han aconsejado y animado a seguir adelante. ¡Sin vosotros esto no sería posible!