«En Saba trabajamos para ser un referente tecnológico»

Mayo 24, 2016 4:50 pm

Josep Martínez Vila (MBA 91), consejero delegado de Saba

Ante un futuro en el que la innovación, la cartera de productos y servicios, el desarrollo del canal digital y la actividad comercial serán claves para ser referentes y competitivos, diferenciarse del resto de los operadores y atender a los clientes cada vez más exigentes en la búsqueda de la calidad es el objetivo de Saba. Una apuesta que refuerza su liderazgo.

Saba es un operador industrial de referencia en la gestión de aparcamientos y parques logísticos con una plantilla de más de 1.300 personas. ¿Cuáles son los valores que aprecian más sus clientes? ¿Cómo se gestiona en Saba la diferenciación y la fidelidad?

Avanzamos apostando por medidas que potencien nuevas fórmulas comerciales, especialmente en el terreno digital, así como el refuerzo de la innovación y de los nuevos productos y el desarrollo de nuevas tecnologías aplicadas a los aparcamientos, mejorando la satisfacción de nuestros clientes. Un ejemplo claro es el VIA T. En 2015, Saba cerró el ejercicio con un total de 5,6 millones de movimientos realizados con VIA T en los aparcamientos de la red de la compañía, un 38% más que en el anterior ejercicio.

¿Cuáles son los elementos que marcan el negocio de aparcamientos? ¿Y los principales retos?

Creo que es esta misma diferenciación de la que hablábamos, el valor añadido, la calidad del servicio y de los nuevos productos los hechos que ahora mismo marcan las reglas del juego en el sector. Nuestra realidad es ahora más tecnológica, interconectada, eficiente, cambiante y en continua transformación. Y nos tenemos que adaptar.
Los retos que hay que asumir, y que son hacia los que camina Saba, pasan por que las empresas sean referentes y mejores. En este capítulo, se incluye por ejemplo, un permanente esfuerzo por mejorar las condiciones, no solo tecnológicas y comerciales, sino también físicas de nuestros aparcamientos, para conseguir el mejor confort para nuestros clientes. Así hemos aumentado la luminosidad con un nuevo tipo de pintura más clara, hemos «dibujado» las plazas con rectángulos, con lo que conseguimos más disciplina en el aparcamiento y una mayor amplitud de las plazas, y ahora más recientemente estamos instalando un nuevo sistema de guiado de vehículos (luces verdes y rojas que indican cuándo está libre una plaza), con el que se ha incorporado una nueva luz blanca complementaria en la zona del estacionamiento, mejorando la visibilidad de la misma. Y todo ello bajo la eficiencia energética, gracias a la iluminación LED. También quiero destacar nuestro Centro de Atención al Cliente (CAC), al que tenemos conectados más de 100 aparcamientos y que engloba tareas tanto de gestión remota como las comerciales de call center, para atender adecuadamente a nuestros clientes. Es un elemento diferenciador.

¿Cuántas plazas de aparcamiento gestiona la entidad y en qué tipología de aparcamientos?

Saba es un operador industrial de referencia en el desarrollo de soluciones en el ámbito de la movilidad urbana. Con presencia en 5 países –España, Italia, Portugal, Chile y Andorra–, la compañía gestiona 194.000 plazas de aparcamiento distribuidas en 370 centros o aparcamientos. Saba incorpora una visión de largo plazo y de compromiso con los activos que gestiona y con las administraciones con las que colabora. Nuestro ciclo de vida es el de los activos que gestionamos, en muchos casos bajo concesión (más de 100.000 plazas de aparcamiento); en otros, en propiedad, que se complementan con activos en alquiler y de gestión para terceros, pero en todos prestando un servicio público y a largo plazo. Es decir, la visión de Saba es industrial.

¿Qué especificidades implican las colaboraciones con Aena y Adif? ¿Y la adjudicación de Bamsa?

El contrato de gestión de los aparcamientos de 14 aeropuertos (lote mediterráneo) de la red de Aena, que suman más de 57.700 plazas, nos ha proporcionado una ventaja competitiva y la experiencia en la gestión de economías de escala y complejas tipologías de aparcamientos. A pesar de todo, Aena se ha reservado la gestión comercial. El contrato de alquiler y explotación de los aparcamientos en las 51 estaciones de ferrocarril de Adif, con un total de 22.700 plazas en 72 centros, nos ha permitido innovar y potenciar nuestra capacidad de gestión operacional, técnica y comercial, con un impacto significativo en el aumento de perímetro. En este caso particular, hemos llevado a cabo acciones concretas de mejora del servicio, tales como cambiar toda la tecnología, con una inversión de 10 millones.
Finalmente, la adjudicación en noviembre de 2014 del 60% de la compañía mixta Bamsa, que ahora gestiona 19 aparcamientos y que acabará gestionando 26 aparcamientos en Barcelona con un total de 12.555 plazas y por un periodo de 25 años, constituye una operación de colaboración público-privada que entronca con nuestra naturaleza concesional y de vinculación al territorio. Esto nos permite diseñar una propuesta para la gestión de la movilidad de los centros urbanos, así como reforzar las relaciones con el Ayuntamiento de Barcelona y, asimismo, el futuro de la compañía.

Como empresa de referencia de su sector en España, y uno de los cinco mayores grupos europeos, con presencia en 5 países, ¿cuáles son los objetivos de expansión internacional?

El crecimiento es uno de nuestros vectores de actividad e insistiremos en la identificación de oportunidades y la diversificación geográfica para relativizar los riesgos. Todo, para convertirnos en una compañía líder y de referencia en nuestro sector a nivel internacional. Estudiamos proyectos en aquellos países donde estamos presentes, reforzando nuestra presencia y aprovechando economías de escala y, en cuanto a nuevos países, no hemos ocultado que Europa Occidental, América del Sur de forma selectiva y Estados Unidos están dentro de nuestro radar. En 2015 adquirimos la compañía portuguesa CPE, la cuarta compañía privada de aparcamientos en Portugal, que supone para Saba un avance tanto cuantitativo como cualitativo de gran alcance por su posicionamiento estratégico: 19 aparcamientos, casi 10.000 plazas y una vida media concesional de unos 30 años.

¿Es la movilidad un elemento clave en su política de RSC?

Es una línea de actuación principal. Saba, como operador industrial de referencia en el desarrollo de soluciones en el ámbito de la movilidad urbana, trabaja por un nuevo modelo de movilidad sostenible centrado en construir ciudades y comunidades inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles. Para Saba, el aparcamiento es un elemento clave en la cadena de valor de la movilidad urbana y pensamos que el gran objetivo de las ciudades debe ser la optimización de la gestión de la movilidad, contando con una red lo suficientemente extensa de aparcamientos, persiguiendo la sostenibilidad, buscando la eficiencia del desplazamiento y, en general, de la movilidad, aprovechando la innovación tecnológica y contando con la intermodalidad de los diferentes sistemas de movilidad. Precisamente esta es la clave de la propuesta de movilidad de la compañía y la base, por ejemplo, del proyecto de Bamsa: la capacidad de gestión en red de los aparcamientos de las zonas céntricas, la reducción de la congestión y la mejora de la movilidad, con más información (app de Saba y WiFi en los aparcamientos para planear desplazamientos) y mejor acceso (VIA T), la intermodalidad, la calidad en el servicio y la sostenibilidad.

Saba también desarrolla desde hace años actuaciones dirigidas a potenciar la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente: plazas de recarga de vehículos eléctricos, zonas ecosaba, iluminación LED. ¿Podría explicar la política medioambiental de la compañía?

En Saba llevamos a cabo un esfuerzo continuo para identificar las mejores prácticas en términos de eficiencia energética, con la introducción de la iluminación eficiente (luminarias LED). En tres años, se han sustituido más de 30.000 puntos de luz en unos 74 aparcamientos. Este esfuerzo permitirá reducir en 2.000 toneladas por año las emisiones de CO2, además de conseguir un ahorro en el consumo de iluminación de un 55%. Si realizamos también un balance en cuanto a la huella de carbono, nos encontramos que en los últimos tres años Saba ha reducido en un 13% las emisiones de CO2, en términos comparables.

¿Cómo define su estilo de dirección? ¿Cuáles son las cualidades que más valora en su equipo?

Desde que se creó en 2011, la compañía ha sido fiel a una filosofía y una forma de actuar, sustentada en una cultura de servicio al cliente y en la ambición para satisfacer las expectativas de nuestros accionistas y de la comunidad en general. Valoro a este equipo humano, el que configura Saba y que día a día ejercita una actitud que equilibra exigencia, responsabilidad y honestidad con los proveedores, responsabilidad ante nuestros clientes, implicación sincera con las instituciones de los países donde operamos y, en general, esfuerzo por ser parte activa en el progreso de la sociedad.

¿Qué recuerdos tiene de ESADE y qué ha aportado a su trayectoria profesional?

Si tengo que resumir a grandes rasgos el recuerdo de mi paso por ESADE lo centraría, primero, en la visión académica en profundidad y de calidad que me aportó, la solidez de sus bases. En segundo lugar, habría que destacar el carácter pluridisciplinar, la heterogeneidad de perfiles profesionales con los que coincidí y con los que pude impulsar y enriquecer un debate vivo desde la reflexión, el conocimiento y la capacidad de superación. En el transcurso del MBA tuve la gran oportunidad de conocer y profundizar en otras vertientes profesionales diferentes de la mía, más vinculada a la formación y a una esfera más económica, y compartir así experiencias y visiones desde un ámbito más comercial, de producción o de recursos humanos, por ejemplo.