«Formar, cohesionar, potenciar y trabajar en equipo es una piedra angular del éxito empresarial»

Diciembre 21, 2017 8:06 pm

Ramón Galcerán (Lic&MBA 95), socio director nacional de Financial Advisory en Grant Thornton España

Ramón Galcerán es socio director de Financial Advisory en Grant Thornton España. Bajo su responsabilidad, se incluyen las áreas de Asesoramiento en Fusiones y Adquisición (M&A), Due Diligence, Valoraciones, Reestructuraciones de Deuda y Forensic.
Para la gestión de proyectos y clientes, tanto nacionales como extranjeros, en todos los continentes, dirige un equipo de más de 80 personas, repartidas entre Barcelona y Madrid.

-En su opinión, ¿qué valores se deben potenciar para poder conseguir el éxito empresarial?

Existen múltiples factores que pueden llevar al éxito empresarial. Y también existen multitud de ejemplos en los que unos factores son más relevantes que otros, es decir, no todas las circunstancias requieren las mismas aptitudes o valores. Pero sí es cierto que determinados conceptos se pueden considerar como denominador común en la buena gestión y el éxito empresarial. Aspectos como la cultura del trabajo y el compromiso, la flexibilidad para considerar vías o puntos de vista alternativos, o la capacidad de reacción y de gestión con recursos limitados son muy relevantes.
Pero, si tuviera que destacar algún ámbito, me inclinaría por la capacidad de crear equipo. Formar, cohesionar, potenciar y trabajar en equipo es una piedra angular del éxito empresarial. Hay que estar dispuesto a rodearte de gente mejor que tú y a delegar, porque eso te enriquece y enriquece a la organización. Y eso requiere de cierta dosis de humildad muchas veces, lo cual no todo el mundo sabe o está dispuesto a tener.

-¿Cómo cree que la crisis económica ha influenciado en la toma de decisiones de las empresas?

Desde luego ha tenido un impacto muy profundo en la manera de gestionar y decidir. Cuando las cosas van bien, los buenos resultados lo tapan todo, y muchos problemas o ineficiencias no afloran. La crisis ha obligado a todas las empresas a aprender a gestionar y decidir con recursos muy limitados, a priorizar decisiones, a adoptar medidas que en un escenario normal no se hubieran ni planteado pero, sobre todo, a abrir la mente para intentar hacer cosas de forma diferente. Ha sido muy, muy dura, pero también ha servido para que muchas empresas se hayan abierto a nuevos mercados (sobre todo internacionales), diversificado servicios o productos, ajustado estructuras y procesos, y aprendido a gestionar con menos recursos financieros o humanos.

-Estamos completamente sumergidos en la revolución tecnológica y digital en todos los sectores. ¿Cómo se debe tener en cuenta la digitalización para la creación de valor?

En un informe reciente de Grant Thornton les hemos preguntado a los empresarios españoles cómo están acometiendo la transformación digital de sus empresas, y la respuesta ha sido bastante unánime: no todos los sectores ni todas las empresas deben digitalizarse igual si de verdad quieren hacerlo bien y quieren aportar valor. Es necesario analizar bien el mapa de sus procesos antes de digitalizarlos, y es muy importante conocer qué perfiles adicionales necesita esa empresa para acometer ese cambio. En todo caso, los procesos de digitalización deben ser omnicomprensivos e impregnar a toda la organización. Todos deben ser conscientes del paso que implica ser más digitales y cómo va a seguir operando esa empresa en un entorno diferente y más tecnológico.

-Grant Thornton ha sido premiada como la Mejor Firma para Trabajar en 2017. ¿Cuáles son sus claves de éxito?

Hace unos tres años, Grant Thornton lanzó una macroencuesta entre todos sus empleados del mundo (ahora mismo en el entorno de 50.000), en la que se pedía, entre otras muchas cosas, que explicasen qué aspectos les preocupaban, echaban en falta o mejorarían. De todo ello, resultaron una serie de políticas e iniciativas que se han venido desarrollando e implementando en la práctica totalidad de las firmas de nuestra red.
Incluyen numerosas medidas de flexibilidad laboral, comunicación interna, actuaciones en el ámbito de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y formación. Por poner solo algunos ejemplos: se ha puesto a disposición de los trabajadores el teletrabajo; tenemos diversos canales de comunicación interna y externa para promover la participación de los miembros de la firma y comunicar todo tipo de noticias; existen centenares de iniciativas de RSC en todo el mundo, con un nivel de involucración espectacular por parte de nuestra gente; y tenemos diversos ciclos de formación que han sido reconocidos con premios internacionales.

-¿Qué elementos la diferencian de la competencia?

Desde hace unos años, toda nuestra red está enfocada en lo que internamente denominamos customer experience and people experience. Se basa en transmitir a toda la organización la política de que debemos situar al cliente en el centro de nuestros servicios, intentando que nuestras actuaciones profesionales contribuyan con valor añadido en todos los niveles y procurando aportar nuevos enfoques en la manera de ver y hacer las cosas. Y, por otra parte, debemos ser capaces de implementar esa manera de trabajar y conseguir que nuestros empleados lo hagan en un ambiente que les permita crecer profesionalmente en un entorno que atrae al mejor talento, pero que también atiende sus demandas e inquietudes. Este enfoque ha sido reconocido por tercer año consecutivo por el ranking internacional Universum, votado por estudiantes de todo el mundo, y que nos sitúa entre las 50 compañías más atractivas para trabajar del mundo.

-¿Cuáles son los objetivos de crecimiento a medio plazo para Grant Thornton Advisory?

Llevamos varios años creciendo a una tasa media de más del 25% anual. En el último ejercicio, hemos crecido más de un 50%. Sin pretender mantener este ritmo de forma permanente, diría que tenemos como objetivo crecimientos sostenidos de doble dígito anual en los próximos ejercicios. Para ello, estamos reforzando nuestros equipos en determinadas áreas de servicio.

-También estuvo trabajando para Deloitte durante 6 años. ¿Cómo ha influido esta experiencia en su cargo actual?

No cabe duda de que fue una fantástica escuela para mí, que me permitió forjar los cimientos de lo que hoy soy profesionalmente. Mantengo una buena relación con muchos de mis excompañeros, e incluso colaboramos siempre que se presenta la ocasión.

-¿Qué significa ESADE para usted?

No sé qué porcentaje de lo que soy se debe a ESADE, pero desde luego constituye un elemento central y estructural en mi desarrollo, no solo profesional, sino también personal. Es evidente que la formación recibida me abrió las puertas a numerosas oportunidades laborales, y que luego yo he ido tomando las decisiones que han dibujado mi trayectoria. Pero tanto las capacidades técnicas como los valores que se transmiten en la Escuela son una piedra angular para todos los que hemos pasado por aquí. Y estoy convencido de que cualquier exalumno de la casa tendrá una percepción similar.
Por eso me hace especial ilusión poder establecer un nuevo vínculo, a través del acuerdo por el que Grant Thornton pasará a patrocinar el programa de emprendimiento de ESADE. Por no decir que mi hijo mayor acaba de hacer las pruebas de acceso y que sería un orgullo que su futuro profesional empezara también a labrarse aquí.