«Hemos conseguido sumar al ADN de Natura Bissé la P de pasión»

Julio 14, 2015 12:15 pm

El sector de la cosmética profesional dio la bienvenida a la hoy reconocida firma Natura Bissé en 1979, cuando se abrió paso en este mercado con tan solo cinco cremas para la piel. Desde entonces, la innovación y el crecimiento en Natura Bissé no se han detenido.

Verónica Fisas (AMP 11), consejera delegada y directora general
del Grupo Natura Bissé

Natura Bissé es una empresa familiar. ¿Cómo se vive el familiness en la compañía?

Para mí trabajar en familia es un privilegio. Buscamos siempre el consenso, ya que todos nos movemos por un mismo proyecto común: Natura Bissé. Es una labor de equipo. Nuestro gran reto ha sido lograr una comunicación fluida, pero manteniendo tareas y responsabilidades muy bien diferenciadas. Hemos logrado seguir una línea de actuación coherente desde nuestros inicios, fundamentada en los valores de la unidad, el trabajo en equipo y el compromiso.

¿Qué destacarías de entre todas las cosas que aprendiste de tu padre, Ricardo Fisas, y qué crees que ha cambiado con el relevo generacional?

Su interminable energía, su vitalidad y su integridad. Pero ante todo su gran habilidad para contagiar el entusiasmo por un proyecto. La frase que jamás olvidaré fue: «Rodéate de gente mejor que tú». Cuando vivimos el relevo generacional, no pretendimos cambiar nada. Desde que asumí la dirección de la compañía nuestro gran objetivo ha sido continuar el proyecto que crearon mis padres, adaptándolo a las necesidades del mercado en cada momento.

¿Cuáles son para ti las características de un estilo de liderazgo femenino? ¿Cómo defines tu propio estilo de dirección?

Desde mi punto de vista, las mujeres dirigen a través del diálogo, la creatividad, la flexibilidad, el compromiso, la inteligencia y el equilibrio emocional. La mujer es una gran gestora de imprevistos y es capaz de asumir distintos roles según la situación.

¿Qué diferencia a Natura Bissé de otras marcas de cosmética selectiva?

La calidad de nuestro producto nos ha posicionado entre las marcas cosméticas más prestigiosas del mundo. Somos líderes en innovación y desarrollo y nuestros cosméticos tienen un alto porcentaje de principio activo que los torna altamente eficaces. Ser especialistas en la piel y no haber diversificado nuestra área de actuación también nos ha dado un gran conocimiento en este campo y eso se traduce en prestigio dentro del sector.

¿Cómo se consigue ser una marca de referencia entre las celebrities?

En nuestro caso lo que nos ha acercado a ellas ha sido, como he comentado antes, la calidad de nuestro producto, los resultados y la efectividad extraordinaria de nuestros tratamientos en cabina, que se convierten en inolvidables experiencias wellness. Atendemos sus necesidades, las cuidamos en las grandes ocasiones, y todo desde la mayor discreción. Al final son siempre ellas, grandes nombres nacionales e internacionales, quienes presumen de que su secreto de belleza es Natura Bissé y eso es un gran orgullo para una empresa familiar española.

¿Qué recuerdos tienes de tus años en EE. UU.? ¿Crees que esta experiencia ha sido básica para la expansión internacional de Natura Bissé?

Cuando desembarcamos en EE. UU. por primera vez, la cosa no funcionó: intentamos replicar allí el modelo de negocio que nos había funcionado en España. A la segunda fue la vencida. Cuando decidimos gestionar el mercado desde allí con nuestra filial en Dallas tuvimos claro, desde el minuto cero, que para que aquello funcionase era imprescindible estar de manera presencial en el país, conocer a la perfección el mercado y todas sus particularidades. Recuerdo que aquellos años trabajamos muy duro para crear un equipo de grandes profesionales que absorbiera desde el inicio el modus operandi y los valores de Natura Bissé. Queríamos inculcarles la filosofía y los valores de la marca para crear una filial consistente y un equipo unido capaz de adaptarse a las necesidades locales del país sin perder la esencia de Natura Bissé. A día de hoy, la filial de Dallas funciona maravillosamente y de forma autónoma.

Por supuesto, el éxito de la filial de Dallas y el posicionamiento de la marca en los Estados Unidos han sido importantísimos para nuestra expansión internacional. Muchos países del mundo miran a EE. UU. para detectar nuevas tendencias y marcas, y nuestra presencia en el país es muy cualitativa. Neiman Marcus, Bergdorf Goodman y Barneys, entre otros, son grandes ventanas al mundo que nos han abierto camino al resto de mercados.

¿Cuáles son los siguientes retos?

Hace poco estuvimos en China celebrando el lanzamiento oficial de la marca en este exigente mercado, lo que supone nuestra implantación definitiva tras más de 3 años de duro trabajo. Afrontamos ahora una nueva etapa llena de retos y nuevas posibilidades para la marca en el mercado asiático. Nuestra fuerte apuesta por la investigación y el desarrollo y nuestro vasto conocimiento en la piel serán decisivos. Paralelamente, seguiremos trabajando para afianzar la marca en los países en los que ya estamos presentes desde hace años.

Con sede y fábrica en el Parque Tecnológico del Vallès, ¿cuál es vuestra apuesta por el I+D+i?

Somos una empresa líder en investigación y desarrollo y queremos seguir apostando por ser pioneros en el concepto de I+D+i+P, invirtiendo gran parte de nuestro presupuesto y nuestro esfuerzo en este campo. Se trata de nuestro gran logro: haber conseguido sumar al ADN de Natura Bissé la P de pasión.

El constante empeño de la compañía en investigar, desarrollar e innovar ha tenido sus frutos en la creación de excepcionales líneas, basadas en nuevas texturas y en la introducción de la máxima concentración de ingredientes activos altamente eficaces.

¿Qué significa para ti la labor social que realiza la Fundación Ricardo Fisas Natura Bissé?

Al ser un proyecto que inició mi padre con muchísima ilusión, es muy especial para mí. Él quería devolverle a la mujer todo lo que ella le había dado como empresario y como hombre, y así nació esta maravillosa iniciativa. Solo a través del programa de estética oncológica, a día de hoy, hemos realizado más de 2.500 tratamientos estéticos a mujeres en procesos oncológicos en los 10 hospitales y asociaciones de pacientes con los que colaboramos. Mi padre me inculcó que toda empresa ha de estar volcada con su responsabilidad social corporativa; por eso, seguiremos apostando duro por que toda mujer que pase por un cáncer pueda recibir un tratamiento estético gratuito que mejore su calidad de vida durante la enfermedad.

¿También se respira el ADN de la cosmética entre los más jóvenes de la familia Bissé?

Por supuesto, lo han vivido desde siempre y todos son muy conscientes ya de la importancia que tiene el cuidado de la piel. A mi hija Lucía, por ejemplo, le encanta la textura ligera de Oxygen Mousse y las pequeñas de la casa adoran el aroma cítrico de C+C Vitamin Line.

¿Qué te aportó tu paso por ESADE?

Creo que todo profesional a lo largo de su carrera debe reciclarse y seguir adquiriendo nuevos conocimientos. En el entorno en constante cambio en el que nos encontramos, es esencial adaptarse y comprender el mercado global. Para ello hay que hacerse grandes preguntas, y ESADE me ayudó a articularlas. Además fue una gran oportunidad para crear una gran red de networking con profesionales de distintos sectores que me aportaron visiones y experiencias muy útiles para mi desarrollo personal y profesional.