Sección patrocinada por

‘Hey you, walk the talk!’

junio 27, 2016 11:22 am

Con la convergencia de lo real y lo digital, la tecnología ha dejado de ser considerada como un fin y se ha convertido en el medio que cambiará a corto plazo nuestra forma de vida. Lo hará con un salto evolutivo inédito que llevará a empresas, directivos y emprendedores a poner la teoría en práctica y pasar a la acción.

Un nuevo medio ha tenido éxito cuando se integra de tal forma en la sociedad que dejamos de hablar de él. En poco tiempo ignoraremos el fenómeno digital y las redes sociales porque formarán parte de nuestra realidad, estarán totalmente integradas en nuestros hábitos diarios y el mundo futuro dependerá de una tecnología que se hará omnipresente.

Algunas de las tendencias tecnológicas más actuales pasan por el triunfo del móvil como plataforma de conexión al universo digital, la aplicación de la realidad virtual a la actividad social, la personalización de los servicios y el Internet de las cosas que incorpora sensores en dispositivos, lo cual permitirá la gestión y producción inteligente con un efecto impactante sobre los servicios, la gestión y la producción industrial.

A nivel personal estas tendencias nos están transformando en seres conectados 24/7, que reciben información selectiva y personalizada, que controlan su entorno a través de un solo dispositivo, que sienten y se relacionan a través de la pequeña pantalla con amigos y marcas, con una voz más exigente y poderosa que nunca, monitoreados por sensores que captan cualquier gesto, movimiento o actividad, y que sesgan la información que recibimos, conociendo y adelantándose a nuestros propios deseos.

En lo que respecta a la empresa y a los emprendedores, la competencia es global y el mercado exige innovación constante, resultados a corto plazo y crecimiento continuo. Las empresas del siglo XXI estarán inevitablemente relacionadas con la información y con la ciencia de datos.

El triunfo del móvil

En este nuevo escenario, en el que todo pasará a formar parte del universo digital, el móvil se está consolidando como la herramienta de control y acceso a la información. Según CISCO, el tráfico de datos a través de los dispositivos móviles creció un 75% en 2015. Además, el número de dispositivos móviles es mayor que el número de personas en el mundo y el promedio de tiempo diario que los usuarios dedican al móvil supera al de su consumo de televisión.

La batalla de los anunciantes por la atención del consumidor se librará cada vez más en los dispositivos móviles y menos en la pantalla del ordenador. Sin ir más lejos, en 2016 se espera que la publicidad a través de los smartphones represente un tercio de toda la inversión publicitaria en Internet, dominando Google y Facebook el mercado publicitario. El contenido de calidad sigue siendo la clave para el éxito online y, si su formato es visual, el impacto es mucho mayor. La personalización del contenido, la creatividad, el contenido patrocinado y las marcas que muestran personalidad y valores son claves para el éxito online. Sin embargo, aunque la publicidad online siga aumentando hasta niveles de un 20% anual según KPCB, hay que tener en cuenta las implicaciones que tiene el movimiento global de bloqueo de publicidad, que puede transformar el modelo económico de las aplicaciones y de Internet.

La inteligencia artificial

La inteligencia artificial o AI (por sus siglas en inglés) se convertirá en una herramienta para el análisis de datos que nos permitirá optimizar nuestras capacidades y manejar la información. El gran reto de las empresas tecnológicas es que la propia tecnología se haga invisible para que la comunicación sea más real que nunca. Para ello deben ser capaces de capturar en datos nuestra realidad física, quantified self, convertirla en datos analizables y predecir nuestras acciones, transformando la realidad virtual en una actividad social más cercana a nuestra realidad humana, integrando los sentidos como la voz, las expresiones o el lenguaje corporal.

Las técnicas de análisis predictivas se están empezando a utilizar en áreas como la salud, el transporte, el turismo o el uso de asistentes virtuales personalizados.

El Internet de las cosas

El Internet de las cosas es la capacidad de conectar, a través de pequeños sensores, objetos físicos a redes digitales, que permiten procesar información, acceder simultáneamente y controlar los dispositivos.

Existen aplicaciones que son ya una realidad, como Nest, que integra y controla diferentes dispositivos del hogar a través del móvil o del ordenador, la sensorización de vehículos en empresas de transporte para analizar datos, bombillas led inteligentes con conexión wifi que se pueden controlar a través de iOS o Android, así como su aplicación general tanto en la industria como en los servicios. Todas ellas contribuirán a automatizar procesos y cambiarán nuestras actividades y nuestro contexto.

La revolución de los datos

La revolución de los datos o tecnología big data permite adaptar la información al contexto para generar pronósticos y ofrecer la información que el usuario busca sin haberla solicitado. El análisis de la información es la clave para facilitar información útil al usuario, y estamos entrando en una fase en la que se desarrollarán aplicaciones capaces de tomar decisiones por sí mismas, que transformarán cómo vivimos, trabajamos, interactuamos y pensamos.

Como afirma Peter Diamandis, en su libro Abundancia, el futuro es mejor de lo que piensas, la tecnología permite crear crecimientos exponenciales y nos da las herramientas para solucionar problemas. Las claves para el crecimiento exponencial son convertir en digital el mundo real, que la tecnología sea más económica y accesible y que se pueda orientar hacia la solución de los grandes retos mundiales. En este sentido, la ingeniería genética, la impresión 3D y la robótica son ejemplos claros de avances tecnológicos que pueden tener un impacto extraordinario a medio plazo en la sociedad.

Invernadero para emprendedores

Estamos dejando atrás el inicio de una nueva época, que podemos denominar «revolución digital», y adentrándonos en un mundo en el que lo real y lo digital están convergiendo, siendo el formato digital esencial para el desarrollo de actividades físicas. Las empresas y los directivos españoles van adaptándose a esta nueva era, en que la población ya muestra su vocación tecnológica. Como referencia, en 2015 España consolidó su liderazgo en Europa en el mercado de smartphones, con un 90% de usuarios que se conectan a Internet desde el móvil todos o casi todos los días, y un 77% que usa el servicio de mensajería instantánea por lo menos una vez a la semana, lo que representa la tasa más alta entre los países desarrollados (1) .

Para avanzar, necesitamos una cultura de liderazgo que sepa orquestar y alinear el conocimiento y el talento que confluye en las plataformas, así como una administración que asegure la inversión en infraestructuras, elimine las barreras legislativas y técnicas e impulse el mercado digital regulado europeo para favorecer el futuro de las empresas y el desarrollo de la economía. Se estima que, de aquí a 2020, el mercado único digital europeo impulsará el crecimiento económico en 340.000 millones de euros (2) .

Este escenario global es un perfecto invernadero para los emprendedores, que pueden aprovechar las oportunidades que están surgiendo en la prestación de servicios basados en la tecnología, así como en la economía colaborativa, que crea un impacto positivo en la calidad de vida de los usuarios-ciudadanos. La conectividad y las plataformas permiten que los emprendedores puedan unirse para resolver un problema global, recolectar fondos para poner en marcha una idea o encontrar nuevos talentos.

La tecnología ha dejado de ser considerada un fin. De hecho, se ha convertido en el medio más transparente e integrador que nos permite disfrutar de otros servicios, y nos llevará a un salto evolutivo exponencial. En este cambio de ciclo, en donde lo tecnológico pasará a ser parte integrante de cualquier proyecto, el emprendedor es el principal protagonista por su liderazgo, espíritu innovador, rápida adaptación al cambio, creatividad y capacidad para aprovechar las oportunidades.

(1) Informe ditrendia: Mobile en España y en el Mundo 2015
(2) Informe La Sociedad de la Información en España 2015